Una luna de miel diferente

¿Te van las aventuras?

Andémonos sin rodeos: todos hemos querido una cabaña en el árbol de pequeños. Ya sea por nuestra admiración a la naturaleza, el deseo de tener un refugio al que escapar o, mayoritariamente, gracias a la influencia de todas las películas americanas. Buena noticia: ¡aún estás a tiempo de cumplir tu deseo! Y llevarlo a otro extremo…

Si buscas “luna de miel” en Google, aparecerán fotos de lugares como Tailandia, Bora Bora, las islas Mauricio o Maldivas, Hawái… ¡Pero ese plan no gusta a todo el mundo! Hay quienes prefieren lo diferente, aventurero y atrevido: las cabañas en los árboles. ¡Y de paso cumplen su sueño! ¿Te lo imaginas? ¿Una luna de miel entre árboles, en medio de un bosque o colgando de una montaña mirando el Valle Sagrado de Perú? Es posible. Sigue leyendo.

Montaña Mágica, Chile

En la fascinante Selva Patagónica de Chile yace una reserva biológica llamada Huilo Huilo, un proyecto de conservación de la naturaleza y cultura local donde la naturaleza se desarrolla a su ritmo. En ella nace un volcán con una mágica cascada que resbala por su ladera, de ella su nombre: Montaña Mágica. Y, por si fuera poco, es un hotel. ¡Menudo cuento de hadas!

Vancouver, Canadá

¿Te van más las islas? No temas, ¡tenemos una sugerencia para ti, pero te tienen que gustar las esferas… Sí, suena raro, ¡pero es asombroso! En la Isla de Vancouver, Canadá, un visionario llamado Tom Chudleigh diseñó tres cabañas esféricas (Free Spirit Spheres) basadas en el principio del biomimetismo (ciencia que resuelve problemas humanos inspirándose en cómo lo haría la naturaleza). Por lo tanto, estas cabañas esféricas están adaptadas al bosque y funcionan junto a él como un solo organismo. ¡Eve, Eryn y Melody te están esperando!

Valle Sagrado, Perú

¿Tienes miedo a las alturas? Si la respuesta es no, esto te va a encantar. Más que una cabaña en un árbol, es más bien una cápsula en un barranco. Pero cuenta como aventurero, ¿no? En Perú, en el precioso Valle Sagrado, existe un airbnb que te pondrá los pelos de punta. Skylodge Adventure Suites consiste de unas cuatro o cinco cápsulas colgantes completamente transparentes, con vistas impactantes al valle entero (¡está muy arriba!) y al cielo estrellado por las noches. La forma de llegar a ellas es haciendo una via ferrata pasando por un puente colgante o utilizando una tirolina. Además, la iluminación de las cápsulas es ecológica (viene de placas foto-voltaicas). ¿Qué más se puede pedir?

Suiza

Y por último, pero no menos importante, un hotel pintoresco que no puede considerarse una cabaña en el árbol porque no tiene techo. Ni puerta. Ni paredes. Pero tiene una cama y dos mesitas de noche…¡Y sí que está en la naturaleza! El Hotel Null Stern, “zero estrellas” en alemán, está en Suiza y es único en su especie. A 1970 metros de altura, los huéspedes duermen en una cama con todas las comodidades. Se despiertan con la luz del sol, y se duermen con el brillo de las estrellas y la luna. Eso sí, ¡tienen que hacer una caminata de 10 minutos para ir al baño!

Parece que el cielo es el único límite en la oferta hotelera hoy en día. ¡Hay inimaginables lugares donde pasar una memorable luna de miel! Deja las chanclas en casa, ¡y coge unas buenas botas de montaña!